SCORE

En los últimos dos meses, las economías de los estados han comenzado a reabrirse gradualmente, y las empresas de toda la nación han salido de los prolongados cierres para obtener los tan necesarios ingresos.

Sin embargo, con el aumento del número de casos en algunos estados, muchos propietarios de empresas se enfrentan a nuevas restricciones. Es evidente que un retorno completo a "la normalidad" puede no ser posible en un futuro próximo.

Ayudar a su empresa a sobrevivir (y mantener a sus empleados a salvo) en estos tiempos impredecibles requerirá una gran cantidad de planificación estratégica, pero también la capacidad de ser flexible y alterar esos planes según sea necesario.

A continuación, tres preguntas a tener en cuenta mientras su negocio se prepara para volver a entrar en el mercado.

1. ¿Cuándo estoy listo para reabrir?

Algunos estados de los Estados Unidos están en proceso de reapertura, otros están en pausa, y algunos -como Texas- han restablecido restricciones, como el cierre de bares. Decidir si su negocio está listo para reabrir dependerá de la situación de su estado, así como de sus respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Hay suficiente demanda de los consumidores para mis productos o servicios en este momento?
  • ¿Recibiré suficientes ingresos para cubrir los gastos mientras opere con una capacidad limitada?
  • ¿Tengo el equipo de protección que necesitan mis empleados para mantenerse seguros (si están en estrecho contacto con el público en general o entre sí)?
  • ¿Mis instalacionespermiten un distanciamiento social (de al menos 6 pies entre clientes y empleados)?

Para algunos propietarios de pequeñas empresas, no tendrá sentido financiero abrir sus puertas a un flujo de ingresos limitado. Para otros, reanudar un nivel básico de operaciones podría ser necesario para mantenerse a flote.

¿Qué significan las fases de reapertura?

Debido a que el virus ha afectado a los estados (y condados) de manera diferente, los gobernadores de los estados y los funcionarios locales están tomando diferentes medidas (generalmente agrupadas en 3 a 4 "fases") hacia la reapertura en base a los indicadores de recuperación en su región.

No existe una definición universal de lo que implican las fases 1, 2, 3 o 4 (esto varía de un estado a otro) pero, en términos generales, cada fase es más permisiva que la anterior y permite que se reúnan grupos más grandes en lugares, establecimientos y espacios públicos. Para pasar de una fase a la siguiente, un condado debe demostrar una trayectoria descendente de casos positivos de Covid-19 durante un número predeterminado de días o semanas.

Algunos estados que actualmente se enfrentan a un aumento de los casos de COVID-19 han detenido los esfuerzos de reapertura o están invirtiendo el curso, mientras que otros han reabierto completamente la mayoría de los sectores principales.

Para obtener más información sobre las pautas y los plazos para las empresas de su estado, visite el Centro de Recursos Digitales para Empresas en Reapertura de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos y haga clic en su estado en el mapa. 

2. ¿Cómo puedo abrir mi negocio de manera segura?

 Asegurarse de que su empresa pueda cumplir con la normativa federal, estatal y local vigente es el primer paso para la reapertura, pero es posible que necesite protecciones adicionales para proteger a su personal y reducir su responsabilidad. Si un empleado se enferma de COVID-19 y presenta una reclamación ante la OSHA, por ejemplo, la aplicación de protocolos prácticos de seguridad por adelantado puede demostrar que usted hizo un esfuerzo de "buena fe" para reducir el riesgo de que su personal contrajera el virus.

Puede usar el árbol de decisiones de los Centros de Control de Enfermedades como una amplia lista de control para crear un ambiente de trabajo seguro. Antes de abrir sus puertas o permitir que sus empleados regresen, cree una política clara de COVID-19 que describa los pasos específicos que tomará para proteger a sus empleados y clientes.

Su plan debe describir cómo su empresa abordará los siguientes temas:

1. El distanciamiento social

Además de crear más distancia entre los espacios de trabajo y escalonar los turnos de los empleados, los empleadores deben pensar en cómo gestionar las áreas comunes -como pasillos, salas de descanso o baños- para minimizar los encuentros cara a cara. Los negocios del sector de servicios deberían limitar los asientos, y los negocios en los que los clientes hacen cola deberían marcar claramente dónde pueden pararse los clientes para mantener una distancia de 6 pies entre ellos. Coloque señales llamativas, en la entrada y en todo el lugar, que expliquen las normas de su negocio para el distanciamiento social. Cuando no sea posible un distanciamiento físico estricto, implemente otras medidas (como barreras).

2. Lavado de manos

Fomente la buena higiene de las manos, proporcionando una estación de lavado de manos o toallitas para manos a base de alcohol (con al menos 60% de alcohol). Asegure el mantenimiento todos los suministros y que estén disponibles para los clientes y empleados.

3. Desinfección/Ventilación

Use la Herramienta de decisión de limpieza y desinfección de los CDC para establecer un cronograma de desinfección para su lugar de trabajo. Asegúrese de que el sistema de ventilación de su edificio funcione correctamente y que todos los filtros de aire hayan sido reemplazados recientemente. 

4. Equipo de protección personal (PPE)

Aunque actualmente no existe un mandato federal, algunos estados requieren que los empleadores proporcionen máscaras faciales a los trabajadores. Consulte con su gobierno local para determinar el mandato actual de uso de máscaras en su área. Incluso si no existe tal mandato, sigue siendo prudente permitir que los trabajadores usen máscaras si así lo desean. Para obtener más información sobre cómo proteger a sus trabajadores de acuerdo con su nivel de riesgo laboral, consulte la Guía de OSHA sobre la preparación de los lugares de trabajo para COVID-19.

Tenga en cuenta que puede ser necesario que revise su plan de respuesta COVID-19 si el nivel de transmisión en su comunidad aumenta o las directivas estatales cambian. Coordine con los funcionarios locales para obtener información oportuna sobre cómo los negocios de su área pueden responder mejor a la crisis en evolución.

3. ¿Cuáles deben ser mis políticas de empleado?

La Guía provisional de los CDC para empresas y empleadores que responden a la enfermedad por coronavirus proporciona directrices útiles para implementar políticas de empleados que apoyen a sus trabajadores y a la vez reduzcan el riesgo de propagación de la COVID-19 en el lugar de trabajo.

A continuación, le presentamos algunas de las políticas que deberá crear o desarrollar, con el aporte de sus empleados, para reabrir su negocio de manera segura:

Licencia por enfermedad flexible

Deje claro que los empleados deben quedarse en casa cuando no se sientan bien. La implementación de políticas flexibles de licencia por enfermedad que sean coherentes con los esfuerzos de salud pública, y el asegurarse de que todos sus empleados sean plenamente conscientes de estas políticas, le ayudará a hacer cumplir esta medida de seguridad. Su política de licencia por enfermedad también debe incluir asignaciones para los padres que necesitan quedarse en casa con sus hijos debido al cierre de las escuelas, o los empleados que necesitan cuidar a familiares enfermos. Si no puede proporcionar una licencia por enfermedad con goce de sueldo, considere la posibilidad de adoptar una política de licencia por enfermedad de emergencia no punitiva.

Formación sobre higiene y seguridad en el lugar de trabajo

Entrene a sus empleados sobre cómo reducir la transmisión del virus en el lugar de trabajo. Destaque la importancia de lavarse las manos durante al menos 20 segundos con agua y jabón, usar mascarillas de tela para la cara y desinfectar los puestos de trabajo regularmente. Repase sus políticas de distanciamiento social en el lugar de trabajo y las normas relacionadas con las áreas comunes, y coloque carteles que fomenten la buena higiene en lugares muy visibles en todo su negocio.

Sistemas de apoyo a los trabajadores en situación de riesgo

Los trabajadores que corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave deben recibir adaptaciones que les permitan trabajar y al mismo tiempo reducir al mínimo su posible exposición la COVID-19. Las políticas de apoyo incluyen opciones de trabajo a distancia y tareas laborales que reducen al mínimo su contacto con el público en general.

Pensamientos finales

Hay muchas más políticas que podría necesitar crear e implementar para proteger a sus clientes y a sus empleados, entre ellas la limitación de viajes innecesarios, el fomento del trabajo a distancia cuando sea posible, la reducción de las reuniones cara a cara y el trazado de un plan de acción si uno de sus empleados da positivo a COVID-19.

Una de las cosas más importantes en las que hay que pensar mientras se prepara para reabrir su negocio es mantener la confianza de sus empleados y clientes. Esto significa hacer todo lo posible para minimizar su riesgo de exposición al virus en su lugar de trabajo. Asegúrese de que todos sepan lo que se espera de ellos desde el primer día, así como lo que está haciendo para mantenerlos seguros.

Por último, esté preparado para adaptarse rápidamente y hacer frente a los nuevos desafíos a medida que surjan. Como todos sabemos, el mundo es muy diferente al de hace seis meses, y es probable que los próximos meses traigan más cambios todavía.

Key Topics

¿Cuándo estará listo su negocio para reabrir después del cierre por COVID y cómo puede reabrirlo con seguridad?